Dieta ayurveda menu semanal

Dieta ayurveda menu semanal

Dieta líquida ayurvédica

Aunque en el Ayurveda se prescribe un desayuno más ligero, ya que queremos dar a nuestra digestión el tiempo necesario para que funcione a su máximo potencial, podemos optar por una comida un poco más sustanciosa durante los meses Vata. Últimamente, empiezo el día con una pequeña porción de avena integral cocida, que añade volumen y calor. Simplemente sigo las instrucciones del paquete y la cocino con agua o leche vegana. Mientras se cuece a fuego lento, añado una pizca de canela, jengibre y cardamomo molidos y una cucharadita de ghee. Una vez servido en el bol, añado una cucharadita de miel local cruda. También me gusta añadir algunos aderezos para obtener más nutrición y fibra, como semillas de chía y polen de abeja, como se muestra en la imagen de arriba. La avena es pacificadora tanto para Vata como para Pitta dosha, pero para Kapha, el trigo sarraceno, la cebada o el mijo son buenos sustitutos y puedes omitir o reducir a la mitad la cantidad de ghee.  Bebida matutina – Agua tibia de limón con cúrcuma

Ahora mismo me encanta esta bebida antiinflamatoria y suavemente desintoxicante que es una infusión de raíz de cúrcuma fresca y limón. Esta bebida también se puede consumir a primera hora de la mañana, antes de ingerir cualquier otra cosa, para poner en marcha la digestión.  Simplemente hiervo 1/8 de cucharadita de cúrcuma rallada durante unos 5 minutos y añado el zumo de medio limón una vez retirado del fuego. Esta bebida es apropiada para todos los doshas, aunque si Pitta está muy agravado, conviene disminuir todo lo que sea demasiado ácido y agrio. La menta tiene un agradable efecto refrescante para el exceso de calor generado por Pitta. Para apaciguar aún más a Kapha, puedes añadir un poco de miel cruda una vez que se haya enfriado ligeramente.  Merienda matutina opcional: Manzanas guisadas con especias y ghee

Plan de comidas ayurvédico de 7 días

Cuando se compran comidas precocinadas congeladas para recalentar o se come comida rápida sobre la marcha, se está consumiendo algo con muy poca fuerza vital. Del mismo modo, comer alimentos varios días después de haber sido cocinados y guardados en la nevera tendrá un efecto diferente en el cuerpo y la mente que comer una comida recién cocinada ese mismo día.

La falta de tiempo es una queja habitual a la hora de comer alimentos nutritivos y caseros. Planificar las comidas de la semana por adelantado puede ayudar a reducir la confusión sobre qué comer, a la vez que se ahorra tiempo, dinero y desperdicio de alimentos.

Planifique su menú teniendo en cuenta su horario de trabajo, los eventos sociales y las necesidades de su cuerpo. Elige un día para hacer tu plan de comidas semanal y la lista de la compra. Sigue con tus comidas habituales y añade algunas recetas nuevas y divertidas para probarlas en los días más flojos. Busca en tus libros de cocina y en tus blogs favoritos para encontrar nuevos platos que probar.

Tu lista de la compra reflejará tus nuevas recetas, junto con los ingredientes básicos en los que sabes que vas a confiar (piensa en el cilantro, las verduras de hoja verde, los tubérculos y los lácteos frescos). De este modo, sabrás qué recetas vas a anclar a la vez que tendrás cierta flexibilidad para mezclar y combinar ingredientes frescos en una comida rápida.

Dos comidas al día ayurveda

A lo largo de mis años de práctica, he visto a muchos clientes luchar innecesariamente con el reto de adoptar las recomendaciones ayurvédicas básicas para la salud, la vitalidad y la longevidad. Aparte de la cuestión de la hora de acostarse, las relacionadas con la comida parecen ser las que causan más angustia, especialmente entre aquellos que necesitan hacer malabares con múltiples prioridades que compiten por el tiempo. La preparación rápida y fácil de las comidas es atractiva, pero no lo es todo. Como alguien que ha lidiado personalmente con esto y más, me gustaría compartir mis secretos para el éxito.

¿Te sorprende alguno de ellos? Nada es arbitrario en el Ayurveda, que describe las leyes de la naturaleza relativas a la salud en términos humanos. Si nuestro cuerpo es una máquina para crear conciencia a partir de los alimentos, estas directrices ayudan a alinear nuestros hábitos alimenticios con la fuerza de nuestro fuego digestivo para que creemos Ojas y no Ama. También sirven para apoyar el crecimiento de estados superiores de conciencia, dicha y plenitud.

Para poner las cosas en la perspectiva adecuada, si consideramos estas directrices en orden, el valor de «rápido y fácil» no aparece hasta el número 4. Si bien esto plantea la cuestión de cómo organizarse para que el almuerzo sea la comida principal del día (véase más adelante), significa que algunas otras consideraciones pueden ser al menos tan importantes como el tiempo que se pasa en la cocina.

Plan de dieta ayurvédica para vata

Si te cuesta un poco saber qué comer, cuándo y cómo, la dieta ayurvédica te ofrece un inmenso conocimiento sobre la mejor manera de equilibrar tu cuerpo, mente y espíritu. Esta dieta se originó en la India hace miles de años. Funciona junto con el yoga para promover un bienestar general y prevenir cualquier desequilibrio, que puede dar lugar a una serie de dolencias. Utiliza este completo post para saber más sobre la dieta ayurvédica, cómo funciona, los alimentos que se deben comer y evitar, así como los pros y los contras.

De los tres doshas, Vata es el más poderoso, ya que está asociado con el sistema nervioso y todo lo relacionado con la circulación, la asimilación de los alimentos, la respiración y el movimiento muscular. Este tipo de cuerpo se ve perturbado por la pena, el miedo y por comer demasiado pronto después de la comida. La ansiedad, el estreñimiento y los problemas de piel son algunos de los signos de desequilibrio de Vata.

Pitta dosha es responsable de la temperatura corporal, el metabolismo, la digestión, la nutrición y la asimilación. Se agrava con la comida demasiado picante o ácida. Los signos más comunes del desequilibrio de Pitta son la fatiga muscular, la fiebre, la sensibilidad a la comida picante, la inflamación, la diarrea, las irritaciones de la piel, la sed excesiva, las náuseas y el bajo nivel de azúcar en sangre.