Ganar flexibilidad piernas

Ganar flexibilidad piernas

Cómo ser flexible si eres muy rígido

Los hombres están predispuestos a ser menos flexibles gracias a su sexo. A no ser que hayas sido gimnasta, bailarín, aficionado al yoga o tengas un exceso de elastina en tu cuerpo, lo más probable es que tu cuerpo sea inflexible y rígido. Los calambres, los tirones musculares, las distensiones y los esguinces, la rigidez matutina, el desequilibrio del esqueleto y los problemas articulares son síntomas de rigidez articular.

Túmbate en el suelo con las rodillas dobladas y los pies separados del suelo. Coloque los brazos a los lados en línea con los hombros. Deje caer las dos piernas hacia la derecha y, justo antes de que toquen el suelo, levántelas hacia el lado izquierdo. Haz de 10 a 12 repeticiones.

Túmbate sobre la espalda y dobla ambas rodillas con los pies en el suelo. Ahora levante la pierna derecha y coloque el tobillo derecho justo cerca de la rodilla izquierda (en el muslo). Agarra el muslo izquierdo con ambas manos y tira de la pierna derecha hacia el pecho. Siente un estiramiento en la cadera izquierda. Mantenga conscientemente la cabeza y los hombros relajados en el suelo.

Túmbese boca arriba con la rodilla izquierda doblada y el pie en el suelo. Coloque el centro de una toalla larga debajo del pie derecho. Agarra los extremos de la toalla con las manos y levanta la pierna derecha lo más alto posible.

Cómo aumentar la flexibilidad de las piernas para los splits

Cuando se trata de las características físicas deseadas, la flexibilidad ocupa un lugar secundario en la lista de prioridades, ya que la mayoría de los hombres preferirían tener unos abdominales de infarto y unos brazos destrozados que ser capaces de tocarse los dedos de los pies con facilidad. Sin embargo, la falta de atención a la flexibilidad puede estar obstaculizando los resultados en el gimnasio. Los entrenamientos pesados combinados con la típica postura de escritorio de la rutina de 9 a 5 pueden ahogar las ganancias de fuerza y prepararte para una lesión en el futuro.

Desgraciadamente, agacharse y tocarse los dedos de los pies después del entrenamiento no va a ser suficiente. Se trata de realizar los ejercicios adecuados y dedicarles el tiempo necesario. Para ayudarte a decidir dónde necesitas un poco de trabajo extra, hemos resumido cinco pruebas de flexibilidad que examinan casi todas las partes del cuerpo. Repasa cada una de las pruebas y averigua dónde te falta. A continuación, da prioridad a esas áreas para ayudar a aumentar tu flexibilidad y evitar posibles lesiones.

Si te quedas en el gimnasio el tiempo suficiente, seguro que oyes a alguien quejarse de que tiene los isquiotibiales tensos. En realidad, es posible que los isquiotibiales no estén tensos en absoluto. La elevación de la pierna recta en posición horizontal es la prueba perfecta para determinar si los isquiotibiales son los culpables, o si realmente están ocultando una deficiencia en otra parte.

Ejercicios de estiramiento para la flexibilidad

Objetivos: músculos intrínsecos del pieCómo hacerlo: Sentado o tumbado, separa los dedos de los pies todo lo que puedas y relájate. Tiene la opción de flexionar y apuntar el pie mientras realiza este ejercicio para trabajar un poco más la movilidad del tobillo. Repite 10-15 veces con cada pie.

Objetivos: la fascia plantar (el tejido grueso de la parte inferior del pie): Coge una pelota de lacrosse o de golf y coloca la parte central del pie en la parte superior de la pelota. Mantén la posición durante el tiempo que desees. También puedes usar la pelota para masajear cualquier tensión. Para ello, haz rodar el pie hacia delante y hacia atrás sobre la pelota, especialmente en las zonas que te duelen un poco. Repite la operación con el otro pie.

Objetivos: músculo de la pantorrilla y tendón de AquilesCómo hacerlo: Coge una cinta de yoga o una banda de ejercicios y túmbate en el suelo. Mantén la pierna derecha doblada y apoyada en el suelo. Enrolla la banda alrededor de la bola del pie izquierdo y levanta la pierna en el aire. Mantén una ligera flexión de la rodilla izquierda. Flexiona el pie izquierdo y tira de la banda hacia ti hasta que sientas un estiramiento. Repite la operación en el otro lado: Los 10 mejores estiramientos para aliviar el dolor lumbar

Cómo ser flexible en una semana

¿No puede agacharse y tocarse los dedos de los pies? Puede que pienses que la flexibilidad es algo con lo que se nace: o la tienes o no la tienes. Aunque tu nivel de flexibilidad está relacionado con la genética (no todos podemos ser contorsionistas), te sorprenderá saber que puedes desarrollar la flexibilidad del mismo modo que puedes desarrollar la fuerza, la resistencia o la velocidad.    Al igual que cualquier otra cosa, el desarrollo de la flexibilidad requiere práctica. Requiere tanta constancia como desarrollar los músculos o ponerse en forma para una maratón. Puede que no sea fácil, pero es definitivamente factible, y puedes empezar con estas sencillas maneras de ser más flexible.    Más información: Los mejores ejercicios abdominales para fortalecer el tronco

Realizar estiramientos estáticos puede ser el método más sencillo para mejorar la flexibilidad. Los estiramientos estáticos incluyen todos los ejercicios de flexibilidad que implican mantener un músculo en una posición estirada durante un tiempo considerable, normalmente unos 30 segundos. Esto le permite aislar y estirar profundamente un músculo. Empezar y terminar el día con estiramientos estáticos -sólo de 5 a 10 minutos- puede suponer una gran diferencia en la flexibilidad de los músculos en el día a día.    Algunos de los estiramientos estáticos con los que quizá ya esté familiarizado son:    Algunos estiramientos estáticos avanzados son: