Janu sirsasana

Janu sirsasana

Giro janu sirsasana

Combinando un pliegue hacia delante, una torsión y un estiramiento lateral del cuerpo, todo en uno, Janu Sirsasana (postura de la cabeza de la rodilla) calma la mente y puede ayudar a aliviar la depresión, la ansiedad y la fatiga.  En lugar de redondear la espalda, alarga la columna vertebral y dóblate desde el pliegue de la cadera. Mientras te doblas hacia delante, cierra los ojos y cultiva una sensación de paz interior.

Las ilusiones de grandeza, o el deseo de meterse en asanas complicadas, son tan asmita, o ego, como las ilusiones de incapacidad o mansedumbre. Para mantener el ego a raya, aborda Janu Sirsasana con humildad y concentración. Mantente presente, sin tratar de moverte demasiado rápido. Intenta experimentar lo que sientes en tu cuerpo sin dejarte envolver por la consecución de un objetivo. Cuanto más practiques la Janu Sirsasana, más te darás cuenta de que el objetivo de esta postura no es tocarse los dedos de los pies, sino reducir la velocidad, centrarse en la respiración y calmar la mente.

Por qué nos gusta: Esta postura es la prueba para mí de que hay honor en el intento. Definitivamente no puedo colocar mi cabeza en mi rodilla mientras me doblo hacia adelante -ni siquiera cerca- pero aún así puedo entrar en la postura. ¿Cómo? Porque esta postura me hace volver a mi respiración, yendo sólo tan profundo como mi cuerpo lo permita. Esta lección se traslada a todas las posturas que intento. No es necesario asumir la forma perfecta para practicar yoga, sólo tienes que encontrar voluntariamente tu límite. – Kyle Houseworth, editor adjunto

Parivrtta janu sirsasana

El Dr. Ronald Steiner es el fundador del método AYI. Este método une el Ashtanga Yoga tradicional con la innovadora Yogaterapia. El cuerpo y la mente se conectan entre sí y juntos crean un equilibrio armonioso. Ronald es médico deportivo, investigador…

Richard Pilnick es un gran fotógrafo que expone su obra por toda Europa y Asia. Para Richard, la fotografía es la puerta de entrada a diferentes culturas y tradiciones, es un momento capturado, un sentimiento, una emoción, una forma silenciosa de comunicación y un…

Janu sirsasana para principiantes

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

La postura de la cabeza a la rodilla (Janu Sirsasana) es un excelente estiramiento para aliviar los isquiotibiales tensos, los músculos de la parte posterior de los muslos. Si no le gusta hacer una flexión hacia delante sentado con las dos piernas estiradas, esta postura puede ser una agradable sorpresa. Hacer el estiramiento con una pierna cada vez puede permitirte profundizar mucho más y sentirte mucho mejor.

Sólo asegúrate de mantener el pliegue hacia adelante centrado sobre la pierna extendida para obtener los mejores resultados. Si quieres llevar el torso entre las piernas abiertas, también está bien, pero es una postura diferente conocida como Upavistha Konasana.

Puedes sentarte sobre una manta si tus caderas están tensas. También puedes colocar una manta enrollada bajo la rodilla de la pierna extendida, lo que puede ayudarte si tienes las caderas tensas o sensibilidad en la rodilla. También es aceptable mantener la rodilla ligeramente doblada si los isquiotibiales están tensos.

Postura contraria a janu sirsasana

Janu sirsasana (JAH-nueva cizalla-SHAHS-anna), puede parecer sencilla, pero combina elementos de un pliegue hacia delante, una torsión y un estiramiento lateral del cuerpo. La postura de la cabeza a la rodilla estira los isquiotibiales, la parte baja de la espalda y las ingles, y puede ajustarse para que sea muy desafiante o muy relajante.

Aunque el nombre de la postura puede parecer que revela una intención basada en la anatomía física (postura de la cabeza a la rodilla), la janu sirsasana trata realmente de volverse hacia dentro y crear un espacio para la autorreflexión. En lugar de centrarte en la intensidad de la postura -o en el deseo de llevar la cabeza a la rodilla-, dirige tu atención a la paz y la quietud que pueden esconderse bajo las sensaciones más prominentes.

Una postura relajante para el cuerpo y la mente, la uttanasana (OOT-tan-AHS-ahna), o flexión de pie hacia delante, es sencilla pero no lo es tanto. Requiere flexibilidad en los isquiotibiales, las caderas y las pantorrillas, la uttanasana también requiere paciencia. Observa los flujos y reflujos de tu cuerpo y tu vida reflejados en esta sencilla postura.

En la uttanasana, saber cuándo aceptar la intensidad y cuándo contentarse con el punto en el que te encuentras es la clave para progresar de forma constante sin lesiones ni frustraciones. Es fácil tratar de ir más allá; en la uttanasana, esto significa querer ser más flexible o ir más lejos en la postura. En lugar de luchar, utiliza la postura para practicar santosha (satisfacción). ¿Puedes aceptar tanto la intensidad como tu capacidad en este momento?