Postura sentada yoga

Postura sentada yoga

Sarvangas…

En Upavistha Konasana (flexión hacia delante sentada en ángulo ancho) céntrate en alargar la columna vertebral -creando líneas largas- y evita colapsar hacia dentro y sacrificar la alineación. Los isquiotibiales tensos pueden interferir con este alargamiento, dice la profesora de yoga Natasha Rizopoulos. «Los isquiotibiales se unen a las tuberosidades isquiáticas (huesos del asiento), que son los puntos óseos que se pueden sentir a través de la carne de las nalgas. Cuando los isquiotibiales son cortos, tiran de la parte posterior de la pelvis hacia abajo, creando lo que se conoce como una inclinación posterior. Esto ocurre cuando se mete la pelvis y se redondea la parte inferior de la espalda. «

Por qué nos gusta: En la flexión hacia delante con ángulo ancho, la conexión entre mi cuerpo y la respiración es extremadamente pronunciada. Con cada exhalación, mi torso se extiende notablemente más lejos, llevándome a lo más profundo de la postura. En los días en los que no puedo extender completamente mi torso hacia el suelo, lo veo como un indicador de qué partes de mi cuerpo necesitan un poco más de atención. ¿Caderas tensas? ¿Respalda rígida? ¿Las rodillas se doblan? Esta postura me dice todo lo que necesito saber. -Kyle Houseworth, editor asistente

Vrikshasana

El yoga, la ciencia de la unión, abarca diversos estilos como el Hatha Yoga, el Ashtanga Yoga, el Power Yoga, el Vinyasa Yoga, el Bikram Yoga, etc., que incorporan asanas variadas que ayudan a los practicantes a conseguir una buena salud física, mental y emocional. Desde las básicas hasta las avanzadas y desde las relajantes hasta las vigorosas, todas y cada una de las posturas de yoga benefician holísticamente al cuerpo, tanto interna como externamente.

Desde las posturas de yoga de pie, las posturas de torsión de yoga, las asanas de yoga para la espalda, hay asanas de yoga sentadas adecuadas para los practicantes de todos los niveles, especialmente los principiantes o los que tienen problemas para hacer las posturas de yoga de pie. Las posturas de yoga sentadas dan a los practicantes de yoga el tiempo y el espacio para desarrollar su equilibrio y flexibilidad. Un gran energizante para la mente y el cuerpo – las posturas de yoga sentadas trabajan en gran medida en la construcción de la resistencia, la tonificación de los órganos abdominales, el masaje de las vías internas, y el alivio de los dolores de espalda.

1. Postura del ángulo atado (Baddha Konasana): Comienza esta postura en posición sentada sobre una esterilla de yoga con las piernas rectas delante de ti. Dobla las rodillas, acerca los talones a la pelvis y deja caer las rodillas abiertas a los lados con las plantas de los pies juntas. Agarra los pulgares de los pies con los dedos. Mantenga la posición erguida durante toda la postura y mire al frente.

Dandasana

Los yoguis llevan siglos practicando la Sukhasana (postura fácil) como postura preferida para la meditación. En muchas tradiciones yóguicas, el propósito principal de la Postura Fácil es caer en un estado de meditación. «Sukh» también puede significar feliz o alegre en sánscrito, que es un sentimiento que esperamos encontrar dentro de nosotros mismos en una práctica de meditación. La Sukhasana es uno de los muchos caminos para conseguirlo.

Puede que la postura fácil fuera sencilla cuando eras un niño, pero de adulto, sentarse con las piernas cruzadas puede ser complicado. Nuestras articulaciones ya no están acostumbradas a la rotación y la flexibilidad necesarias, gracias a una cultura orientada a la silla que puede provocar rigidez en las caderas y dolor en las rodillas. Estar sentado en una silla durante varias horas al día hace que el cuerpo se incline hacia atrás y se hunda en la sección media. Si trabajas con un ordenador, puedes inclinarte hacia delante y redondear los hombros. La postura Sukhasana, por el contrario, requiere la participación de los músculos centrales y de la espalda para distribuir el peso uniformemente sobre los huesos de la espalda. También hay que equilibrar los hombros sobre las caderas y alinear la cabeza con el resto de la columna vertebral.    La postura ayuda a estirar las caderas y los tobillos, y a fortalecer los músculos de la espalda y el abdomen.

Tadasana

Según un informe de la revista Annals of Internal Medicine, la persona media pasa más de la mitad del día sentada. Pasamos largas horas sentados en nuestros escritorios frente al ordenador, en el coche para ir y volver del trabajo y en el sofá frente a la televisión.    Esas horas sentados pueden tener graves consecuencias, como enfermedades, dolores y molestias.

Los científicos que estudian el impacto de estar sentado nos advierten de que deberíamos preocuparnos por el tiempo que pasamos sentados. Algunos de los problemas de salud relacionados con el hecho de pasar demasiado tiempo sentado son las enfermedades cardíacas, los trastornos intestinales, las varices, la debilidad de los huesos, la degeneración muscular, los daños cerebrales y el aumento del riesgo de cáncer de colon, mama, endometrio y pulmón.

Estar sentado durante largos periodos de tiempo también tiene un notable impacto en la postura. Cuando te sientas y miras fijamente la pantalla del ordenador durante horas, tu cabeza tiende a moverse hacia delante fuera de su posición neutral. Esto ejerce una tensión excesiva sobre las vértebras cervicales y puede provocar dolor de cuello, hombros y espalda. Cuando te sientas en una posición encorvada o redondeada, los discos de la columna vertebral se comprimen. Con el tiempo, perderán su capacidad de expandirse y contraerse con el movimiento, aumentando el riesgo de hernia discal.