Respiración consciente

Respiración consciente

la ventaja del oxígeno: la sencillez…

Hay diferentes tipos, o modos, de respiración que requieren un proceso ligeramente diferente para permitir la inspiración y la espiración. Todos los mamíferos tienen pulmones que son los principales órganos para respirar. La capacidad de los pulmones ha evolucionado para soportar las actividades del animal. Durante la inhalación, los pulmones se expanden con aire y el oxígeno se difunde a través de la superficie del pulmón, entrando en el torrente sanguíneo. Durante la espiración, los pulmones expulsan aire y el volumen pulmonar disminuye. Los distintos tipos de respiración, específicamente en los seres humanos, incluyen

1) Eupnea: modo de respiración que se produce en reposo y no requiere el pensamiento cognitivo del individuo. Durante la eupnea, también denominada respiración tranquila, el diafragma y los intercostales externos deben contraerse.

2) Respiración diafragmática: modo de respiración que requiere la contracción del diafragma. Cuando el diafragma se relaja, el aire sale pasivamente de los pulmones. Este tipo de respiración también se conoce como respiración profunda.

Figura \ (\PageIndex{1}): Respiración diafragmática: Animación de un diafragma exhalando e inhalando, demostrando la respiración diafragmática. Durante la inhalación, el diafragma se contrae, lo que aumenta el volumen de la cavidad pulmonar. Durante la exhalación, el diafragma se relaja, lo que disminuye el volumen de la cavidad pulmonar.

la cura de la respiración: des…



pranayama esencial: la respiración…

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Respiración consciente» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (enero de 2019) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

La respiración consciente es un término general para los métodos que dirigen la conciencia a la respiración. Estos métodos pueden tener el objetivo de mejorar la respiración, o el objetivo principal puede ser construir la atención plena. La respiración humana se controla de forma consciente o inconsciente. La respiración consciente puede ayudar a reducir el estrés, mejorando las condiciones relacionadas con la respiración.

La Respiración Transformacional utiliza una respiración completa y relajada que se origina en la parte inferior del abdomen y repite la inhalación y la exhalación sin hacer pausas. Integra otras modalidades de curación y el análisis de la respiración. Una característica clave es el entrenamiento personal intensivo y el uso de «mapas corporales» (puntos de acupresión)[7].

el poder de la técnica respiratoria…

La respiración consciente es un ejercicio de respiración profunda. La respiración profunda utiliza respiraciones grandes y controla su duración. Se realiza para conseguir un resultado deseado, como quedarse dormido o alcanzar un estado de relajación durante la meditación o la hipnosis.

Algunos estudios han demostrado la eficacia de la respiración consciente en el alivio del dolor. En 2016, Zeidan y Vago encontraron que la respiración consciente reduce las puntuaciones de dolor autoinformadas. Esto puede ayudar a las personas a depender menos de la medicación.

El estrés suele ser el resultado de pensamientos negativos que desafían nuestra capacidad para afrontar una situación. La respiración consciente nos enseña a tomar conciencia de los pensamientos que entran y salen de nuestra atención.

Con esta conciencia, observamos la naturaleza transitoria de los pensamientos. Entonces desarrollamos la capacidad de elegir si les prestamos atención o no. Durante la respiración consciente, también pasamos tiempo en «la brecha», el punto entre los pensamientos.

Así nos damos cuenta de cuándo nos distraemos con los pensamientos. Con esta nueva conciencia, podemos elegir qué hacer con nuestros pensamientos. Podemos devolver nuestra atención al momento presente y volver a centrarnos en otra cosa, como lo que tenemos delante.