Ser feliz como gestionar las emociones

Ser feliz como gestionar las emociones

Gestión de las emociones ppt

ResumenEstudios recientes sugieren que la valoración de la felicidad está asociada con resultados negativos de salud psicológica, incluyendo un aumento de la depresión, en muestras de Estados Unidos. Nuestro objetivo era replicar estas asociaciones en dos estudios realizados en una universidad del Reino Unido (Nstudy one = 151, y Nstudy two = 299). Es importante destacar que también investigamos el papel del control atencional emocional y la regulación habitual de las emociones en la relación entre la valoración de la felicidad y la depresión. En ambos estudios, encontramos que la valoración de la felicidad estaba relacionada con un aumento de la depresión, confirmando la relación entre la valoración de la felicidad y la depresión en un país occidental fuera de los Estados Unidos. Además, nuestros resultados indicaron que la relación entre la valoración de la felicidad y la depresión era más fuerte en los participantes británicos que en los no británicos o en los de doble nacionalidad. Además, nuestros resultados revelaron que la valoración de la felicidad y la depresión estaban indirectamente asociadas a través de la capacidad de controlar la atención en situaciones emocionales, la capacidad percibida para saborear las experiencias positivas y el grado en que las emociones positivas se sienten intrusivas. En concreto, el aumento de la valoración de la felicidad se asoció con un menor control de la atención a las emociones y un menor disfrute de las experiencias positivas, lo que a su vez se relacionó con los síntomas depresivos. Estos resultados muestran que el deterioro de la capacidad para responder de forma adaptativa a las situaciones emocionales y para disfrutar de los acontecimientos positivos puede subyacer a la relación paradójica entre la valoración de la felicidad y el bajo bienestar.

Cómo afrontar las emociones de forma saludable

Algunas emociones son positivas. Piensa en la felicidad, la alegría, el interés, la curiosidad, la excitación, la gratitud, el amor y la satisfacción. Estas emociones positivas nos hacen sentir bien. Las emociones negativas -como la tristeza, la ira, la soledad, los celos, la autocrítica, el miedo o el rechazo- pueden ser difíciles, incluso dolorosas a veces.

Aprender a notar e identificar tus sentimientos requiere práctica. Además de centrarte en tus sentimientos, también debes observar tu cuerpo. Es posible que sientas sensaciones corporales con determinadas emociones; por ejemplo, que se te caliente la cara o se te tensen los músculos.

Una vez que hayas procesado lo que sientes, puedes decidir si necesitas expresar tu emoción. A veces basta con darse cuenta de lo que se siente, pero otras veces querrás hacer algo para sentirte mejor.

A veces, no importa lo que hagas, no puedes deshacerte de una emoción difícil. Si te encuentras atrapado en sentimientos de tristeza o preocupación durante más de un par de semanas, o si te sientes tan molesto que crees que podrías hacerte daño a ti mismo o a otras personas, es posible que necesites ayuda adicional.

Cómo controlar las emociones en el amor

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Parte de ser feliz es sentirse feliz, momento a momento, a lo largo de nuestra vida. Pero, ¿qué significa realmente «sentirse feliz»? ¿Es la sensación que tenemos al comer un helado en el calor del verano? ¿La sensación que tenemos al sentarnos junto a alguien a quien amamos profundamente? ¿La sensación que tenemos cuando algo nos sale bien?

Si no comprendemos mejor los matices que se esconden detrás de la frase «sentirse feliz», podemos perder oportunidades de tener emociones positivas en nuestra vida. En su libro Positivity, la psicóloga Barbara Fredrickson sugiere que experimentamos una serie de emociones positivas y que cada una de ellas nos ayuda a crear recursos o a ampliar nuestra perspectiva de forma útil.

Cómo controlar las emociones y los sentimientos

¿Qué hay en tu lista? Lo más probable es que hayas incluido cosas como feliz, triste, emocionado, enfadado, temeroso, agradecido, orgulloso, asustado, confundido, estresado, relajado, asombrado. Ahora clasifica tu lista en dos categorías: emociones positivas y emociones negativas.

Sentir emociones positivas y negativas es una parte natural del ser humano. Podemos utilizar la palabra «negativo» para describir las emociones más difíciles, pero eso no significa que esas emociones sean malas o que no debamos tenerlas. Aun así, la mayoría de las personas probablemente preferirían sentir una emoción positiva que una negativa. Es probable que prefiera sentirse feliz en lugar de triste, o confiado en lugar de inseguro.

Las emociones negativas nos advierten de las amenazas o los retos a los que debemos enfrentarnos. Por ejemplo, el miedo puede alertarnos de un posible peligro. Es una señal de que podemos necesitar protegernos. Los sentimientos de enfado nos advierten de que alguien nos está pisando, cruzando un límite o violando nuestra confianza. El enfado puede ser una señal de que quizá tengamos que actuar por nuestra cuenta.

Las emociones negativas centran nuestra atención. Nos ayudan a centrarnos en un problema para poder afrontarlo. Pero un exceso de emociones negativas puede hacernos sentir abrumados, ansiosos, agotados o estresados. Cuando las emociones negativas están desequilibradas, los problemas pueden parecer demasiado grandes para manejarlos.