Todo lo que empieza acaba

Todo lo que empieza acaba

Todo tiene un significado final

En realidad, el uso de «principio» y «final» también me pareció demasiado contemporáneo, aunque eso podría ser simplemente una cuestión de elección de palabras por parte del traductor. Como me recordó Bhikkhu Yuttadhammo, hay una expresión común en el canon pali

«Todo lo que tiene un principio, tiene un final», como expresión en inglés, se remonta a mucho tiempo atrás. Un libro llamado Inmortalidad: The Principal Philosophic Arguments for and Against It, publicado en 1904, contiene esa frase exacta. «Todo lo que tiene un principio tiene un final» se remonta al menos a 1702, y a Las vidas de los antiguos filósofos.

Una versión más arcaica, e invertida, de la cita: «No hay nada estrictamente inmortal, sino la inmortalidad. Lo que no tiene principio puede estar seguro de no tener fin», se encuentra en el libro de Thomas Browne, «Hydriotaphia, Urn Burial, or, a Discourse of the Sepulchral Urns lately found in Norfolk». Gracias a Eric Kaplan por esta información, que me llevó a buscar más ejemplos de esa gramática arcaica, y me condujo a un libro de 1665, «Another Collection of Philosophical Conferences of the French Virtuosi», en el que se lee

Todo tiene un principio cita

Todo comienzo tiene un final 3 minutosÚltima actualización: 08 enero, 2017El trabajo se acaba, el amor se acaba, la existencia llega a su fin, porque todo, tarde o temprano concluye definitivamente. Todo en la vida es temporal y esperar que las cosas sean «eternas» suele provocarnos grandes frustraciones difíciles de superar.Hay que saber poner fin a aspectos de la vida que han seguido su curso. Forzar la supervivencia de estas situaciones, cuando están casi moribundas o ya muertas, es como llorar sobre la leche derramada.

Todo lo que tiene un principio tiene un final versículo bíblico

Desde hace algún tiempo, he estado reflexionando sobre la necesidad de cambiar el comienzo y el final de la investigación. Tradicionalmente, la investigación comienza con la redacción de una subvención y suele terminar con la publicación de un artículo; es curioso, nunca había pensado en la forma en que actualmente cerramos nuestra investigación con un montón de escritos para justificarnos. Pero, con todo el debate sobre la traducción y el impacto de la investigación, los postes de la meta se están moviendo. La traducción del conocimiento es el proceso que nos da el camino hacia el impacto de la investigación, y el impacto es lo último que tratamos de crear y, si se pregunta a los financiadores, lo medimos.

En pocas palabras, si queremos crear un impacto, debemos hacer una investigación que sea relevante, que satisfaga las necesidades de los usuarios y que se entregue de una forma adecuada a esas necesidades y conocimientos. Hay excepciones a esta regla, como el suspiro de felicidad de los científicos básicos. De hecho, en algunos casos, el uso o usuario puede no conocerse hasta el final del proceso. Sin embargo, el KT sigue siendo válido, sólo que tendrá un aspecto un poco diferente. Tal vez recuerde las diferencias entre el KT integrado y el de final de subvención, como se muestra a continuación.

Lo que empieza pero no tiene fin y termina todo lo que empieza

Estas palabras de TS Eliot en Little Giddings, el último de Los cuatro cuartetos escrito a principios de la Segunda Guerra Mundial en Londres, son oportunas. En el Reino Unido nos encontramos actualmente en el caos del Brexit, pero no somos los únicos que vivimos acontecimientos difíciles de comprender.

Aunque esta reflexión no se refiere a los acontecimientos mundiales, nuestras propias historias están incrustadas en el mundo en el que vivimos. Y estas palabras son válidas para nosotros como individuos y comunidades de personas que quieren marcar una diferencia positiva, hoy.

Cuanto más me alejo de mis orígenes, más claramente veo que lo que soy y lo que estoy aquí para hacer está envuelto en mi ADN. No se trata de una respuesta simplista a mi código genético, sino de la apreciación de la esencia única de quien he sido creado para ser. Y las semillas que se han plantado a lo largo del camino y que prosperan en mi «yoidad».

Sabemos por la gestión del valle, con sus diversos hábitats, que diferentes organismos -plantas, pájaros, animales, insectos- prefieren diferentes lugares para prosperar. Sí, sé que podemos funcionar fuera de nuestro entorno natural durante un tiempo. Pero no prosperamos y es un alivio volver a estar en casa.