Yoga para la espalda

Yoga para la espalda

Yoga para las manos

El yoga es una forma eficaz y de bajo impacto de relajar los músculos tensos y fortalecerlos, lo que puede ayudar a aliviar el dolor lumbar. Pruebe estas 3 posturas para principiantes y vea si encuentra alivio. Recuerde que debe ir despacio y parar si el dolor empeora.

La postura de la esfinge pone los músculos de la parte inferior de la espalda en una posición más relajada y a veces se recomienda para las personas que tienen dolor de ciática por una hernia de disco. Tienes que tumbarte en el suelo, así que utiliza una esterilla de yoga o una toalla gruesa.

El perro mirando hacia abajo es una postura de yoga muy popular, pero puede ser difícil de realizar, especialmente para las personas con problemas de dolor en las manos o las muñecas. Aquí tienes una versión modificada que puede ser más suave para el cuerpo:

Yoga para el dolor de espalda – principiantes

El yoga es una práctica suave que resulta ideal para mantener la fuerza y la flexibilidad de la espalda. También es una de las herramientas más eficaces para ayudar a reducir el dolor lumbar, la fuente más común de dolor y discapacidad entre los adultos mayores.

El yoga consiste en una serie de posturas y hace hincapié en las técnicas de respiración. Las posturas enseñan a estirar y fortalecer los músculos, lo que ayuda a reducir la tensión muscular, aumentar la flexibilidad y la fuerza, y mejorar el equilibrio y la fortaleza de los huesos.

En el caso del dolor lumbar, el yoga puede ser especialmente útil para los músculos que sostienen la espalda y la columna vertebral, como los músculos paraespinales que ayudan a doblar la columna, los músculos multífidos que estabilizan las vértebras y el transverso abdominal, que también ayuda a estabilizar la columna.

Los beneficios del yoga van más allá de los músculos. Los movimientos lentos y la concentración continua en la respiración adecuada pueden mejorar el aspecto emocional del dolor de espalda al ayudar a reducir el estrés y aliviar la ansiedad y la depresión.

Yoga para los pies

El ejercicio es lo mejor que puedes hacer por tu bienestar físico y emocional, sin excepción.    Todos los días veo a gente que «se sube al sofá» durante 6 horas al día y que se queja de dolor y rigidez en la espalda.    Cuando estas personas deciden empezar a hacer ejercicio, a menudo el dolor de espalda desaparece y empiezan a sentirse mejor física y mentalmente.      A menudo se sugiere el yoga para aumentar la fuerza y la flexibilidad, porque cualquiera puede hacerlo, sin importar su edad.    Es una de las formas de ejercicio más recomendadas del planeta, especialmente para quienes tienen artritis u otras afecciones musculoesqueléticas.    Entonces, ¿qué ocurre cuando hacer yoga provoca dolor de espalda?

2) Aunque el yoga se recomienda para quienes desean un ejercicio suave y eficaz, a menudo puede sacar a la luz un problema de cuello o espalda ya existente.    Las personas que tienen problemas de columna no diagnosticados pueden experimentar un aumento del dolor debido al intenso estiramiento que supone.

Utiliza hielo, Aleve o ibuprofeno, una almohadilla térmica o un baño/ducha caliente para aliviar el dolor durante 24-48 horas. Esto es habitual después de muchos tipos de ejercicio, pero el cuerpo necesita un periodo de descanso para curarse y regenerarse.    Si no se siente mejor después de unos días, acuda a un médico, especialmente si siente entumecimiento, hormigueo o debilidad en las extremidades.

Uttanasana

Te duele la espalda. Tal vez ni siquiera puedas recordar la última vez que no te dolió. Estás tomando ibuprofeno como si fueran bolos, y te preguntas si el yoga podría aliviarte un poco. ¿Es seguro practicar yoga cuando te duele tanto la espalda?

La respuesta corta a esta pregunta es que algo está fuera de lugar. Cuando los segmentos de la columna vertebral se desplazan fuera de su posición normal, los nervios se pellizcan, los discos se salen de su sitio y las vértebras empiezan a chocar entre sí. Por lo tanto, los músculos que rodean la columna vertebral hacen todo lo posible para ofrecer un mejor apoyo, lo que significa que se tensan y se anudan. ¿El resultado? Dolor.

Soy absolutamente partidario del yoga. Sin embargo, como el dolor representa un problema más profundo, el yoga por sí solo no va a ser una verdadera solución. Es necesario abordar el problema estructural. Sí, tus músculos están tensos, y el yoga probablemente te ayudará a aflojarlos. Puede que te sientas algo mejor. Pero los músculos tensos no son el origen del problema. Son un efecto secundario. En última instancia, el problema más profundo es que tus vértebras no están alineadas. Y si permanecen desalineadas, tus músculos volverán a agarrotarse y tu dolor persistirá.